Marcelo Scapinachis

yo con 6 añitos

yo con 6 añitos

Comienzo a trabajar en la cerámica allá por el año 1987, en el taller Cochayuyo de la ceramista Gladys Vazquez, al poco de empezar nos asociamos y funcionamos así hasta el ’88. Con ella participé de las primeras Ferias del Libro como ceramista.

En el  año 1988 inauguré mi propio taller, Tamaru se llamaba, en homenaje al inca Tupac Amaru donde daba clases de modelado manual y torno alfarero, además de producir para el stand de venta directa que tenía en el Mercado de los Artesanos y para las ferias de venta directa en las que participaba: Feria del Libro, Artesanías y Grabados, Feria del Entrevero, Feria de Piriápolis, etc.

En el año 1989 al taller se sumó Adriana, en el ’91 nos trasladamos a España y desde entonces trabajamos bajo la firma comercial de Taller Sur, ahora homenajeando al punto cardinal donde mira nuestra brújula particular.

Estoy registrado en el Registro General de Artesanos de la Xunta de Galicia, por lo que tengo mi Carta de Artesano que me identifica como artesano de Galicia, además poseemos la certificación de cualificación de Taller Artesano que expide la Xunta. Puedes buscarme en este enlace.

12191659_10207600651471914_2769952543857386225_n

Yo con 48 añitos 😉

Como Taller Sur hemos participado de infinidad de eventos, tanto ferias de venta directa, ferias profesionales, exposiciones colectivas e iniciativas culturales de diversa índole.

Actualmente, Taller Sur funciona en una aldea rural de Marín, un lugar absolutamente entrañable, rodeados de verde, animales salvajes y la vida cotidiana de una población rural.

Por la puerta del taller pasa el arroyo Maceira, que más adelante se une al río Loira para llevar sus aguas hasta la ría de Marín. El agua en su descenso contínuo pasa por numerosos molinos muy utilizados en otros tiempo para la molienda del maíz. El nuestro, el que está justo en la puerta del taller, es un molino comunitario que aún hoy se utiliza.
Este humilde molino ha sido protagonista de un capítulo de la serie de TVE “Un país para comérselo”, la prueba está aquí, en este enlace.

La cerámica sigue siendo mi medio de vida, pero al mismo tiempo busco otras salidas a través de las nuevas tecnologías, la organización de eventos, la docencia o la didáctica.

Si quieres seguir mi trabajo, puedes visitar mi perfil en Facebook, en Twitter, en Instagram o en Pinterest podrás hacerte una idea global y estar al tanto de los últimos proyectos en los que estoy metido.